jueves, 24 de abril de 2014

El Madrid en un pim, pam, pum... por CARLOS VANACLOCHA


“Tener la posesión no significa nada”. Franz Beckenbauer volvió a recordar a Pep Guardiola que el Bayern no es un banco de experimentos. No en un club que ha aplastado enemigos como Atila mediante el temido rodillo alemán. Hace semanas que el kaiser y Oliver Kahn, gurús de Munich con licencia para dar palos, sospechan de la revolución renacentista que pretende implantar el técnico catalán. “El fútbol alemán ataca como un ejército de panzers blindados: seguros atrás y a cañonazos arriba”, dice el gran Bodo Illgner, ex campeón alemán en Italia 90. La pulcritud del exitoso estilo Guardiola colisiona con la cuadriculada mentalidad alemana que concibe este deporte como un juego de artillería por tierra, mar y aire. Anoche, el Bayern recordó durante un puñado de minutos al Barça cuasi perfecto, mareando el balón de un extremo del campo a otro, pero con un pequeño gran matiz: no encontraba un plan de ejecución. Ancelotti aprovechó la ocasión para reivindicar su vena italiana y dibujó en su pizarra una telaraña en la que todos los futbolistas del Bayern quedaron atrapados, incluido un Robben al que Coentrao y su ayudante de turno (Xabi, Modric o el generoso Isco) le soltaron un poco de correa para luego apretársela. La victoria táctica de Carletto le da curriculum contra quienes le habían acusado de entrenador inerte que arenga a su vestuario con un simple ‘ jugar como sabéis’. A Del Bosque también se le acusó de esa supuesta apatía en su etapa merengue.

El Madrid se ha sacudido ese reciente tópico de que no ganaba a un gigante europeo desde hacía siglos y a la vez ofrece otra corriente artística a la exaltación del ‘tíqui taca’: contraatacar en un pim, pam, pum. Manolo Sanchís defiende hasta la saciedad la  ”posesión efectiva”,  tocar el balón para lanzarlo vertiginosamente a la portería; y en esa especialidad, los madridistas han patentado el libro de estilo. Jugadores como Cristiano, Bale, Di María o Benzema son guepardos que necesitan la pelota en carrera, su ergonomía está hecha para trenzar jugadas en un par de garabatos. Ni Mourinho en el pasado, ni ahora Ancelotti ni quien venga en el futuro necesita un delantero centro rematador ni inventar ‘falsos nueves; el Madrid se ha buscado un modo de vida espídico, siempre volando de un lado a otro del césped.

Pero, sobre todo, la descomunal generosidad en el esfuerzo de los blancos les otorga un papel hasta ayer sólo atribuido al señor equipo de Simeone. Como Los Vengadores en la película,  el Madrid ha comprendido que no puede vivir del chispazo de sus estrellas, debe unir las fuerzas de todos sus súper héroes  si quiere salvar al madridismo. Y a tenor de lo ocurrido en el Bernabéu, tiene los mismos quilates un disparo de Cristiano, una internada de Coentrao, anoche súblime, o un despeje de Pepe. Todo sumó para ganar el primer asalto entre las dos grandes moles del continente. Si el Bayern se mueve por el ring con el garbo de Apollo Creed, los blancos ofrecen el aguante de Rocky y su pegada de pocos golpes pero directos a las costillas. En el Allianz Arena sucederá la misma historia, con los bávaros buscando grietas y el Madrid escondido en la guarida en busca de una mordedura mortal. Entonces, Guardiola quizá se dé cuenta que a su nuevo público le impacienta demasiado llevar la pelota hasta la misma raya de gol. Beckenbauer dixit.

LAS SANDECES DE LA CAVERNA Y LA GRANDEZA DEL BARÇA... por Carlos de Zaragoza


Manda huevos que hayan tenido que hacernos una visita Guardiola y Mourinho para recordarle al mundo que en la profesión de entrenador de fútbol, como en cualquier otra actividad de la vida, existe la Bella y la Bestia, y que el resto de colegas, muchos de ellos maniatados por limitaciones económicas brutales, pueden elegir uno u otro camino para transitar por este maravilloso deporte. Y ambos dos, Pep y “Yose”, han caído por estos lares justito después de que al Barça, cuyos dirigentes son culpables de una penosa desidia en la renovación de la plantilla y de una metedura de pata histórica en la elección de  entrenador, haya caído eliminado en Copa y Champions por equipos que viven de la contra y el fallo del rival, algo comprensible cuando se compite en inferioridad presupuestaria, pero directamente vomitivo cuando se goza de un pastón cash (Abramovich) o al debe (Tito Floren) cada año para comprar todo lo que se mueve en el mercado, por más que la profesión más prostituida de la historia de España (la Caverna merengue) pretenda pintar un cuadro al óleo con un puto 25% de posesión.

Por donde pasa Mourinho no crece la hierba… salvo que decida no segarla para dificultar el espectáculo. Habría que cobrarle por dejarle entrenar. Puso a los once debajo del larguero ante un equipo a cuyo entrenador, el Cholo, le patina el mismo embrague bilardista e incluso alardea de ello, pero que al menos tiene la excusa de disponer de 300 kilos menos que los que el bobo de Abramovich pone cada año en manos de este talibán que es un insulto al fútbol todo él. Pero no engaña a nadie. Nació así, como quien nace giboso. Y la Caverna de Floren construyó una suerte de leyenda alrededor de este tipo, a pesar de que perdió con el Barça de Guardiola haciendo más veces el ridículo de lo que nadie haya hecho jamás. Pero les pagaban y les pagan por ningunear al Barça. Y si ya era enternecedor leerles y escucharles ponderar el juego miserable del Real Moudrid, y cagarse en todo ante exactamente el mismo planteamiento de Portugal en la Eurocopa (con su Pepe repartiendo hostias, y su Palomerito Cristiano esperando el fallo) ante la Roja (o sea, ante el Barça menos Messi y Alves), pues resulta extraordinario oírles protestar por el antifútbol del Chelsea... Me descojono de esta punta se sinvergüenzas.

Y llegó Guardiola con su Bayern, y el partido en Chamartín demostró varias cosas en mi opinión. Para empezar, que la masa merengue, por más cientos de millones que pongan en manos del otro talibán, Tito Floren, está condenada a vivir de “la pegada” y “la contra”, porque la bolita ni la ve ante equipos con vocación guardiolesca. Y esa condena es más jodida de lo que la gente se cree, porque significa generalmente no ganar casi nada… o ganar sin tener ni la más mínima posibilidad de ocupar un lugar en el delgadísimo librito de los equipos trascendentes en la historia del fútbol. Resulta casi esotérico que un equipo que es literalmente bailado en su propia casa hasta hacerle parecer una caricatura de sparring, ¡se adelante en el marcador la primera vez que pasa de medio campo y da dos pases!, aun reconociendo un Benzema que convierte en oro los cuatro melones que le llegan.  Pero eso no viene de ahora. Yo siempre recordaré un Getafe-Madrid con 20 ocasiones azulonas que acabó con 0-1 (en fuera de juego de Robben) para los merengues... y con Schuster presumiendo de que su equipo era como "Federer". 

Es una tragedia para el fútbol que la suerte se alinee muchas veces de forma tan borde con los que menos arriesgan. Lo comenté en mi último artículo, porque la Caverna toda encumbró esa media hora escasa que el Atlético dominó al Barça en los 180 minutos de la eliminatoria, y olvidó el resto del tiempo de los colchoneros dando pelotazos al cielo, cuando la clave de todo estuvo en ese golazo absolutamente increíble y anacrónico de Diego Ribas en el Camp Nou. Exactamente lo mismo pasó en la Final de Valencia, donde ese escaso 20%  de bola que tuvo el Madrid valió para hacer ocasiones a la contra tras adelantarse a la primera… para variar. Pero buena parte de esa Final fue una copia exacta de lo que se ha visto ante el Bayern la primera parte.  Y encima fardan de “ocasiones más claras”. ¡No te jode!, ¿cómo van a tener ocasiones tan claras los Bayern o Barças que salen a GANAR JUGANDO, cuando los “rácanos” disponen de contras con 50 metros de espacio mientras hay 16 tíos dentro del área merengue? Es por eso que a todos estos equipos se les cae el castillito de humo que tienen organizao cuando la lógica se impone y el equipo que combina, domina, fabrica fútbol, y llega al área, se adelanta en el marcador. De hecho, ni siquiera el Iker de Cuarto Milenio tiene puta idea de cómo cojones no cayó eliminado con deshonor el Madrid en Dortmund frente al Borussia B. Quizás haya que remitirle al otro Iker y sus postes milagrosos.

El Bayern es el mejor equipo de Europa desde que el Barça dio el bajón tras lesionarse Messi en París. Pero no llega aún a la excelencia de aquel Barça, porque los Xavi, Iniesta y Messi de entonces no existen, son los padres. De hecho, ficharon a Guardiola para marcar una Era "barcelonizando" al Bayern, y camino lleva de ello. Pero ocurre que si sus figuras no están inspiradas, como le pasó a Robben y sobre todo a Ribéry ante el Real, resulta más jodido marcar, y sin gol es casi imposible una exhibición porque el rival sigue feliz racaneando, y no se abre de piernas ni de coña. A Ancelotti le vino Dios a ver con la lesión de CR7 para la final de Valencia, porque quitando uno de los tres de la BBC, cosa que no se atreve a hacer sin lesionados, el equipo se parte y es una bicoca, como lo fue para este Barça irregular el día del 3-4. Al estar malito Bale, ha podido continuar con ese 4-4-2 que sigue siendo ruina en cuanto a posesión, pero que al menos le permite cerrarse a tope e incluso, de vez en cuando, maquillar la cosa adelantando líneas unos minutillos para que los espabilaos a sueldo de Bwin del Plus hablen de que “le está jugando de tú a tú al Bayern”. Jajajaja.

Por otra parte, los culécenizos de siempre habrán visto, digo yo, que cualquier equipo de Guardiola puede rozar la excelencia con la bola… pero casi siempre concederá ocasiones a la contra porque ARRIESGA, DOMINA, Y JUEGA EN CAMPO CONTRARIO, los tres mandamientos del entrenador que diseñó el mejor fútbol de todos los tiempos… pero que en pleno auge y siendo insultantemente superior al resto de clubes del planeta, fue eliminado a la contra por equipos tan ordinarios como el Inter de Mou o el Chelsea de Di Matteo… Porque este modelo supone tráfico, muchísimo tráfico en los últimos 30 metros, donde la pelota llega una y otra vez para que los tocados por la varita divina traspasen barreras imposibles, y para eso se requiere inspiración. Y el Barça demostró al mundo que, con Messi entero, el modelo te hace ganar el 80% de los títulos que juegas, lo que debería suponer el silencio eterno de los putos bilardistas... Pero la Caverna se encargó de mantener viva la llama de la ordinariez ante la hecatombe merengue, y ahora que el Barça ha pinchao, pretenden borrar la huellas hasta de Messi, como si eso fuera posible, y por eso necesitan que palme Guardiola como sea, pues se les vuelve a poner cara de imbéciles.  

Estamos en una época horripilante en muchos aspectos, incluido el fútbol, encanallado por una mafia mediática maloliente, y por la candidez de grandes masas de aficionados sin puta idea de lo que es este jueguecito, cuya diagnosis queda reducida al resultado final, como si les fueran a pagar una prima por ganar aburriendo a las ovejas. Personalmente, incluso con el bajonazo y las lesiones, pienso que esta Época merecía una Final Bayern-Barça con todos sus jugadores a tope, digan lo que digan los ventajistas de siempre. Porque este Barça tan “horroroso”, incluso con un 10% de Messi, mereció ganar bien al Atlético en la ida, y eso hubiera cambiado todo el panorama. Y porque la otra semifinal debería ser Bayern - Dortmund, ya que los germanos le dieron un repaso al Madrid en la ida y le ridiculizaron en la vuelta, aunque los “anestesistas” de la Caverna ya se encargan de inyectar amnesia en vena a la merengada. Lo bueno es que, aun con sorteos, potra, pegada, y demás formas de injusticia deportiva, a nadie le extrañaría que el Madrid se lleve un saco en Múnich. Y digo más, ¡es justo y necesario!, para evitar unos añitos de torrijas en vez de partidos, y ahorrarnos babas de gentuza que lleva ensuciando el fútbol desde hace demasiado tiempo.

P.D. Hoy tocaba hablar de estas semifinales. El próximo artículo irá de mi diagnosis del Barça, desde la Directiva a los jugadores.

TERTULIA: Análisis con Segurola, Ares, Romero y Lowe: El Real Madrid gana el primer asalto


Con Santi Segurola, Sid Lowe, Javier Ares y Alejandro Romero, analizamos la victoria del Real Madrid ante el Bayern. Los alemanes llevaron el peso del partido, pero el Madrid supo cazar a la contra a los de Guardiola y pudieron conseguir un resultado más amplio. Todo queda abierto para la vuelta. Además, comentamos la retirada de la sanción al Barcelona que le impedía fichar la próxima temporada.

Ter Stegen, Halilovic y ocho fichajes más para el Barça... por DAVID RUIZ MARULL

Pese al regreso de Deulofeu y Rafinha, el Barça planea reforzarse en todas las líneas después de que la FIFA suspendiera la prohibición de fichar


Las negociaciones con la FIFA han llegado a buen puerto. La Federación Internacional de Fútbol ha decidido suspender temporalmente la sanción que impedía al Barça fichar este verano. La comisión de Apelación que preside Larry Mussenden dice que no tiene tiempo de resolver la cuestión sin perjudicar al club azulgrana en el próximo mercado de fichajes. Sea como fuera, Josep Maria Bartomeu tiene carta blanca para iniciar inmediatamente una remodelación de la plantilla que se ha retrasado. Andoni Zubizarreta tiene que ponerse manos a la obra.

Alen Halilovic, cuyo fichaje ya ha hecho oficial la entidad catalana, será el primero en incorporarse. Aunque su plaza estará en el filial. El extremo croata, de 17 años, se acaba de proclamar campeón de Liga por segunda temporada consecutiva y en mayo tiene opción de revalidar también la Copa. Pese a no ser aún titular indiscutible en el Dinamo de Zagreb, el atacante ha participado en más de 30 partidos esta temporada y ha anotado cinco goles.

El siguiente en cerrar su incorporación al Barça sería el portero Marc-André Ter Stegen. El sustituto de Víctor Valdés está claro desde hace meses y sólo falta el anuncio oficial. Titular del Borussia Monchengladbach desde 2011, el joven guardameta cuenta actualmente con 21 años y muchas virtudes: Excelentes reflejos, potente en el salto, rápido y agresivo, capaz de jugar con los pies, eficaz y seguro. 

A partir de aquí, todo son especulaciones. El regreso de Gerard Deulofeu y Rafinha parece un hecho. El extremo está realizado una buena temporada con el Everton en la Premier League y el centrocampista se ha convertido en uno de los líderes del Celta de Luis Enrique. Precisamente el técnico asturiano es uno de los que suenan –junto con Ernesto Valverde- como sustituto del Tata Martino si el argentino acaba marchándose a final de temporada.

La marcha de Puyol obliga al club a contratar de una vez por todas al central que persigue desde hace tres años, desde que la directiva echó a Chigrinskiy para poder pagar las nóminas. Thiago Silva era el sueño prohibido de Tito Vilanova. Pero se fue al PSG. Marquinhos también fue otra de las opciones. Y también acabó en el campeón francés. David Luiz, que en el Chelsea juega de mediocentro, sonó con fuerza el pasado verano, aunque Martino decidió esperar a Puyol. Ahora no se puede volver a retrasar un fichaje.

Tampoco deberían faltar un centrocampista de fuerza que acabe con las dudas que ha generado Alex Song y un delantero goleador, un killer con olfato para desatascar los encuentros más trabados. Aún no han aparecido nombres fiables, aunque sobre la mesa hay varias alternativas. El resto de incorporaciones dependen de las bajas.

En Italia, por ejemplo, se asegura que Alexis Sánchez ya habría aceptado una oferta de la Juventud para regresar a la Serie A, donde ya jugó con el Udinese entre 2008 y 2011. El chileno, que costó unos 40 millones, es el segundo máximo goleador del Barça esta temporada y, junto a Pedro, sostuvo al equipo cuando Messi estuvo lesionado.

Dani Alves también sale en todas las quinielas, junto a Song, para abandonar el club en verano. El lateral brasileño ha sido pieza vital del mejor Barça de la historia desde que llegó del Sevilla en 2008. Actualmente, y pese a que ha sido indiscutible para todos los técnicos que ha tenido, la grada ve mucho más sus carencias que sus virtudes.

En la misma situación se encuentra Cesc Fàbregas, un jugador que no termina de encandilar al aficionado azulgrana. El centrocampista de Arenys ha demostrado que su posición ideal es la de mediapunta, justo el lugar que ocupa Messi. Polivalente, técnico, agresivo, sus cifras indican que es uno de los futbolistas más productivos: ocho goles y 12 asistencias suma en la Liga esta temporada. Aún así, se le achaca que no aparezca en los momentos decisivos.

Y luego están los jóvenes canteranos que no han terminado de asentarse, además de Ibrahim Afellay. El holandés, que llegó como una excelente opción, barato y prometedor, no ha cuajado. La pasada campaña ya fue cedido, pero las lesiones le lastraron. Lo mismo les ha pasado a Isaac Cuenca y Jonathan Dos Santos.

Distinto es el caso de Cristian Tello. El rápido extremo de Sabadell ha tenido participación, aunque menos de la deseada. Este hecho le ha llevado a plantearse su futuro. Tiene muchas novias y no es descartable que acepte alguna de las propuestas que ha recibido. 

El portero Oier Olazábal, inédito, podría quedarse para ser el segundo de Ter Stegen, ya que se da por hecho que no se renovará a Pinto, aunque parece poco probable. En los últimos días se ha especulado con la opción de ascender a Jordi Masip, guardameta del filial, o incorporar a Willy Caballero (Málaga) o Tim Krul (Newcastle).

Leo Messi no quiere moverse del Barcelona ni por todo el oro del mundo... por JOSÉ MANUEL GARCÍA


¿Ha vuelto Messi? Se preguntan unos cuantos estos días tras ver cómo El Principito o la Pulga o el 10, en un abrir y cerrar de ojos, levantó el partido frente al Athletic, una contienda que muchos, incluyendo culés, creían derramada al suelo. Messi no se fue. Ni se irá. Por mucho que caiga un chaparrón de dinero en Can Barça o en Can Messi.

Ese es el mensaje que el jugador ha dado a Papá Jorge (Messi) para que se lo haga llegar a la planta noble del club y, a ser posible, a Josep María Bartomeu, presidente de una directiva en la que un tercio no oculta su predisposición a escuchar ofertas por el que ha sido (y es) santo y seña del club azulgrana. Las cosas.

“Leo no se mueve de Barcelona ni por todo el oro del mundo”, me dijo ayer un amigo perteneciente al círculo cerrado del futbolista, que añadió: “Volverá con más fuerza que nunca, si es que alguna vez se fue”. Messi lleva unos meses muy duros: lesiones, problemas fiscales, el nacimiento de su hijo, Thiago, una bendición para toda la familia, pero un acontecimiento que quebró su rutina triunfadora. Demasiadas circunstancias para digerir en la vida del mejor jugador del mundo, acostumbrado hasta ese momento a respirar victorias y a jugar al fútbol. Esas circunstancias (el fisco, las lesiones, su hijo…) alejaron a Leo Messi de su mejor amiga: la pelota. Y de alguna forma le hicieron ver que también es humano. Y falla.

En los últimos partidos se ha podido ver de manera grosera fallos impropios de un rey de la pelota. Messi, que parecía poseer el don de la infabilidad, también erraba. Un tipo con un porcentaje abrumador de aciertos, parece que ahora sufre una leve erosión en su visor. Antes disparaba y su remate entraba besando los palos y haciendo inútil la estirada de los cancerberos. Ahora sus remates salen fuera ante la incredulidad de todos. Ocurrió el día de la final frente al Real Madrid y se repitió el último domingo.

El futbolista y su entorno se lo toman con calma. Tiene veintiséis años y la varita mágica (su talento) jamás se perdió, sólo tienen que volver las cosas a su sitio, una vez que la digestión de las circunstancias antes mencionadas se ha producido. Ahora lo que Messi quiere es que le llegue en cascada una cadena de buenas noticias: la ampliación de su contrato (ha dado orden de un arreglo), que aliviará tensiones y despejará dudas. Messi sigue con su viejo sueño, que no es otro que el de retirarse en el Barça y, como estrambote, jugar una última temporada testimonial en el club de sus inicios, el Newell´s Old Boys argentino. Otra buena noticia sería la continuidad del andaluz Pinto, su mejor amigo dentro del plantel, que se ha ganado a pulso seguir en el Barcelona un año más.

Leo Messi, que ha vivido últimamente momentos tensos con el Tata Martino, asumirá un cambio en la dirección del plantel, lo mismo que la irrupción de nuevos compañeros y las bajas de otros. El genial futbolista (con el Mundial de Brasil entre ceja y ceja) se encuentra abierto a los nuevos tiempos que aterrizarán en Can Barça. Lo digerirá todo. Es ley de vida. Porque lo más importante quedará: Messi, su fútbol.

El Barcelona pone en marcha la gran revolución pendiente que soñó Guardiola... por Alonso Castilla

HABRÁ UNA PROFUNDA RENOVACIÓN DEL PLANTEL


La plantilla de la temporada que viene no tendrá nada que ver con la actual. Tras semanas de incertidumbre, la FIFA tomó la decisión de dejar en suspenso la sanción que le impuso al Barcelona, con lo cual ya tiene las manos liberadas para comprar futbolistas. Y para el próximo ejercicio se vislumbra una catarsis importante en las entrañas del club barcelonista. Muchas entradas y otras tantas salidas, que darán como resultado un plantel con una fisonomía muy diferente a la actual. Y con el futuro del Tata Martino en al aire como capitán de una nave que se quiere reflotar a golpe de talonario.

Guardiola exigió una regeneración progresiva, pero ni Sandro Rosell ni Josep María Bartomeu le hicieron el más mínimo caso. El actual presidente ha dejado claro hace unos días que “Zubizarreta liderará la remodelación del equipo”, pero hace falta saber si le dará la libertad que necesita cualquier Director Deportivo para desempeñar su labor. Y Bartomeu nunca se ha manejado así, ni como vicepresidente ni como máximo mandatario. Habrá que ver si de verdad confía en Zubizarreta o sigue controlando a su antojo la planificación deportiva.

“Podríamos gastar 120 millones de euros si nos lo piden”, dijo en marzo Josep María Bartomeu, dando por sentado que habrá mucho movimiento en las oficinas del Camp Nou durante el verano. Pero antes de que jugadores entren y salgan del Barcelona, el presidente sabe de sobra que ‘arreglar’ el contrato de Messi es lo primero. El club no se entendería sin el argentino. Y para alcanzar ese objetivo, en la cuenta corriente del futbolista tienen que aparecer unos cuantos millones de euros más. Tiene que ganar más que Neymar y eso lo saben las dos partes.

Liberado el club, la llegada de Ter Stegen se puede dar por segura. El guardameta del Borussia Mönchengladbach ya comunicó hace tiempo a sus compañeros de equipo que se vestiría de azulgrana. Sólo falta la comunicación oficial por parte de ambos clubes. Con el futuro de Pinto por desvelar, si el andaluz no renueva no se descartaría la contratación de otro guardameta. Pepe Reina estuvo cerca del Barça el pasado verano, pero ahora el Atlético de Madrid, como informó este periódico, aparece en el horizonte del portero del Liverpool cedido en el Nápoles.

La zaga sufrirá una profunda renovación. Puyol ya anunció su salida del club, así que la contratación de un zaguero central de primer nivel es segura. Tampoco se puede descartar la llegada de otro futbolista de similares características, mientras que la segura venta de Dani Alves -el club está harto del futbolista brasileño- provocará el fichaje de un lateral derecho. Otros jugadores como Mascherano también son susceptibles de cambiar de aires si aparece alguna buena oferta.

El centro del campo también será retocado a conciencia porque se ha demostrado que es necesario. Xavi, el guía del equipo durante años y años, se plantea seriamente poner punto y final a su etapa azulgrana. Con 34 años, medita iniciar una última aventura en Estados Unidos, de donde le ha llegado algún ofrecimiento. Un jugador del mismo perfil que Busquets es también otro objetivo, siendo el mediocampista del Villarreal Bruno Soriano, como desveló El Confidencial, uno de los mejor situados. La salida de Song está más que cantada.

En la línea de vanguardia también se prevén movimientos. Con Neymar y Messi intocables -en el caso del argentino a expensas de la mejora de su contrato-, el futuro de algunos jugadores queda en el alero. Cesc está siendo muy discutido por la grada del Camp Nou y no hay que olvidar que su cotización no se ha resentido en Inglaterra, donde el Manchester United pujó con fuerza por él el pasado verano. Fábregas, eso sí, se mantiene firme en su idea de quedarse en casa.

El futuro de Alexis Sánchez y Pedro queda en el aire. Ambos han ofrecido un rendimiento notable, pero en el caso del canario, cotiza al alza en el mercado internacional. Siempre que el Tata Martino ha confiado en él, la respuesta fue la adecuada. Sin embargo, Pedro se ha sentido poco valorado por el técnico argentino -sobre todo en citas importantes- y su continuidad no se puede dar por segura.
Deulofeu y Rafinha, cedidos en Everton y Celta de Vigo, respectivamente, tendrán sus opciones de formar parte de la futura plantilla azulgrana. Mientras, futbolistas como Tello y Cuenca saldrán con total seguridad de la disciplina culé y podrían ayudar a cerrar alguna operación o, simplemente, a hacer caja.

Se busca nueva directiva blaugrana... por Shawn Bird


El Barcelona necesita una refundación.  Dicho esto, esta claro que lo mejor ha sido la derrota copera ante el archirrival para agotar el escaso crédito que tiene una directiva incapaz de ganar un fichaje sin hacer trampas y además permitir que los pesquen.  Si señoras y señores lectores, la directiva, no solo el recién llegado Tata Martino como se quiere presentarlo como un Chivo Expiatorio del descalabro de la mafia del brasileño Sandro Rosell.   Lo cual lo logran fabricando verdades mediáticas día a día a costa de Mundo Deportivo, Sport, y también As y Marca, además de otros medios no impresos.  

¿Pero porque la directiva?

Porque el emperador esta desnudo, solo no lo ve un ciego cegado por esas verdades mediáticas duermeborregos.  Si una vez terminada la semana de las eliminaciones del Barcelona, no las quisieron tapar con portadas de David Luis, Kun Agüero, Ter Stegen o Kloop, es por la sanción FIFA que pesa, de lo contrario habrían tapizado Barcelona con cromos como sí se tratara del Álbum Panini Barcelona 2015.  Es una directiva incapaz de ver las advertencias de FIFA y manejar lo advertido para no terminar siendo el chivo expiatorio de una campaña de esta asociación en la cual a otros también han llamado la atención, pero solo uno ha sido el que ha sido sometido a un escarnio público y global, además de poner en vilo cualquier perspectiva deportiva y financiera para la próxima temporada.  Una directiva que tampoco ha sabido manejar líos como los de la investigación que pesa sobre ellos en Bruselas por ayudas estatales.  Y como sí con eso fuera poco, una directiva incapaz de retener un legado y reinventarlo o hacerle reingeniería a un modelo.  Una directiva que surgió de la costilla de la administración que genero el ciclo más exitoso de la historia blaugrana, la de Jan Laporta, pero que en su disidencia y posterior ascenso al poder, ha mostrado totalmente su incapacidad financiera, deportiva, administrativa y demás.  ¿Acaso alguien puede esgrimir aquí algún merito valioso en la administración Rosell, algún merito propio y que luego ellos mismos no se han encargado de cuidar debidamente o enlodar con problemas legales?

Lo poco que ganaron lo hicieron con el envión post Pep y con un proyecto deportivo previo a su administración, al menos en la sección de fútbol.  En baloncesto los resultados tampoco han sido algo para armar un carnaval. 

Renovación sí, pero de Directivas: No al Maquillaje de la Verdad

Si esta directiva se mantiene es porque parece tener comprada a la prensa de Barcelona, parecen temer algo en el Laportismo, y porque la Central Lechera brinda con champaña al ver ineptos dirigiendo al FC. Barcelona, así que les tapan su desastre administrativo horroroso.


Después del sacrificio en Mestalla, y ese descabello a manos de Gareth Bale, Florentino y su corte, no queda más que la reinvención del modelo.  Luego ha venido el paripé con el Bilbao, en el que se exhibió las mismas carencias que costaron perderlo todo.  Un equipo ultramotivado por no ser chiflado en el Camp Nou, que de una vez por todas salió a comerse al rival, y no a verlas venir, pero aun así pudo perder, sino es por el arrojo de guardaespaldas de Mascherano, propio del servicio secreto de un presidente salvando un gol cantado del Ahtletic.  Aun ultramotivados no pueden, porque son un desastre en defensa, tanto por la falta de hombres como tácticamente.

Rosell y compañía no lo pudieron lograr, y nadie desconoce que ha habido una Campaña Anti FC Barcelona, en la cual sin duda, hay manos madridistas, tanto en los altos mandos deportivos, judiciales, mediáticos y de la justicia deportiva claro esta.  El asunto pasa porque verdaderamente no solo no le han hecho frente a esta arremetida, sino porque no lo han denunciado, tuvo que venir un ministro a defender al Barcelona.  Como siempre, mientras estuvo Pep fue el quien capeaba temporales, marchado Guardiola, la orfandad creció en este sentido.  Estas campañas no han sido nuevas, las ha vivido el Barcelona en todo este segundo Faraonato de Florentino.  Antes con el megáfono altoparlante barriobajero y cobarde de Jose Mourinho y ahora con el tráfico de influencias en distintos ámbitos.  Otro año en blanco para el Madrid de F.P. no es tolerable dados sus gastos y expectativas creadas, sin embargo otro año en blanco con el Barcelona mermado en credibilidad, títulos e imagen, es más sobrellevable.  Del resto se encargaran el Bayern de Guardiola y Simeone.  Volviendo a la final de Copa, ni los líos tributarios de Messi ni del fichaje de Neymar o la sanción FIFA pesaron directamente en Mestalla para que Neymar tirara al palo, o lo que es peor, que no hubiera opciones de gol claras creadas con el balón a tierra (elemento natural a este Barcelona) por los mediocampistas o delanteros blaugranas.  El gol y la opción clara llegaron de la cabeza y las botas de un defensa central como Marc Bartra.

Las rutas del Naufragio Futbolístico y de ideas en el Club

Aparte del naufragio dirigencial a cargo de incompetentes a todas luces como Rosell y Bartomeu, hay otros estrellones.  No solo Martino es responsable, principalmente Zubizarreta es aquí el culpable en esta parcela.  El naufragio futbolístico del Barcelona en los últimos partidos, más allá de su dominio territorial del campo y la posesión en la mayoría de los últimos partidos, mismos en que voto tres competiciones en una semana, pasa porque es inofensivo, incapaz de generar peligro, miedo en el área rival, potencia goleadora.  Con el Bilbao no perdió porque Mascherano esquivo una bala.

El naufragio futbolístico pasa porque a un tipo en forma toda la temporada como Alexis Sánchez en las horas decisivas lo dejaron a la sombra, lo mismo que a un pistón defensivo y ofensivo como Pedro.  

Pasa porque la lámpara se le apago al jugador que estuvo en forma en partidos decisivos como la eliminatoria con el City o contra el Madrid en el Bernabéu, como es Leo Messi.   Pasa porque la defensa esta rota, Pinto no es Valdés por mucho que se esfuerce y demás errores propios de una falta de planificación verdadera.  

¿Dónde esta la tan cacareada rotación de Martino, que permitiría que la plantilla tipo o titular llegaría fresca a estos partidos y no reventada como contra el Bayern o demás juegos del final de la pasada temporada?

¿De que sirve generar confianza y competitividad en jugadores como Pedro o Alexis si al final terminan jugando los minutos de la basura o siendo los salvadores in extremis cuando los partidos o eliminatorias están mal encaminadas?

¿Jugadores como Afellay, Sergei Roberto o Tello no habrían podido dar más que una gran cantidad de minutos de descanso en partidos de Liga a los titulares?  ¿Por qué han sido llevados a semejante ostracismo tan cruel? ¿A quien mataron?

Todo no es más que una cadena de errores que no parecen tener ningún sentido, y dentro de la cual la directiva ha estado haciendo quien sabe que.

¿Por qué no se ficho por ejemplo al remplazo de Valdés, o se intento su permanencia?  De haber fichado a Ter Stegen u otro la sanción FIFA ahora no impediría este traspaso más que necesario.  O acaso Pinto es la apuesta para la próxima temporada.

Luego la falta de fichajes de centrales total y absoluta, ha sido respaldada por comentarios de Tito Villanova primero y después de Martino, y que con eso, es un pecado también y sobre todo de la Administración de Rosell y compañía semejante ridiculez en un equipo grande.

La comodidad continuista de la plantilla que parece expresar que están los que son y QUE NO NECESITAN A NADIE también ha sido CONSENTIDA en EXCESO por la administración de Rosell.  
El uso de jugadores fuera de puesto casí que totalmente inoperantes en los partidos importantes o no al máximo nivel de su potencial como Neymar, Cesc o el mismo Alexis Sánchez es otra más de las locuras de los directores técnicos pero que al ser repetitivas son culpa del director deportivo y en general de las directivas.

¿Pero de que se ríen estos tipos?  Por favor, es hora de un cambio

La hinchada del Barcelona en el Camp Nou puede aplaudir a la plantilla ganar un partido que sirve de muy poco el pasado sábado, esta bien, gente grata, lo que no puede es con ello, aplaudir una mala gestión deportiva en la presente temporada, lo que se desperdicia y sobre todo una mala gestión dirigencial.  Xavi debe entender que se esta llevando mal el club y debe de fungir casí sin querer de escudero de Bartomeu y demás directivos.  La crítica no es enteramente a la plantilla, sino a todos quienes no facilitan todo lo necesario para que esta funcione debidamente, y por sobre todo para que se hiciera reingeniería al proceso Post Guardiola.  Bartomeu muerto de risa en el palco el pasado domingo, hasta Martino se reía, pero de que coño.  

Ahora bien, si se consiguió un patrocinio que suprimió esa calidad de imagen que daba lucir UNICEF por dinero qatarí, donde esta ese dinero, si al final afrontas una temporada sin títulos, sin centrales, salvo Pique lesionado, sin portero y sin un bendito delantero centro, como cualquier equipo grande debería tener.  

Así que es hora, de que surja una plataforma electoral que sea capaz de administrar los recursos que hay en el Barcelona, especialmente en el medio campo, que es seguramente el mejor o casí el mejor del mundo con algunos buenos laterales.  Un estilo que somete al rival.  Es hora de que ex jugadores, ex directivos, hombre prominentes del entorno blaugrana pongan un alto a esta sangría absurda a la que la pusilánime orientación de Zubizarreta y sospechosa dirección de Sandro Rosell han expuesto al mejor club de fútbol de lo que va del Siglo 21.  Hoy después de que Mestalla mostrara las mismas carencias que hacen pequeño a este Barcelona, y que la mayoría del mundo ve a kilómetros, es hora de que alguien se haga cargo de este club.  Rosell no supo administrar el legado de Laporta, un legado que en parte el ayudo a labrar hasta cierto punto.  Rosell siempre se vanaglorio de ensuciar a Laporta hablando de sus negocios turbios con Kazajistán y otros más con los que lo llevo a los tribunales, y ahora es el y su administración con Bartomeu a la cabeza la que salió tan enlodada como quizás nunca en la historia blaugrana.  Dime de lo que presumes y te dire de lo que careces.  Seguramente Laporta no puede tener aspiraciones electorales en este club por ahora, y además no tiene un sucesor que este cerca a su nivel, pues el nivel de Godall es de cualquier forofo.  Así que es el momento de otros. 

Dicen que no es tan grave algo así como que el proceder de los canallas, como sí lo es el silencio de los que no lo son.

Bueno, sí se deja a la directiva de Bartomeu continuar, si no se convoca a elecciones en el FC Barcelona, sí las candidaturas que los confronten no son más que aventuras de espontáneos con ánimos de figuración, hacer oposición o preparar un candidatura con futuro a próximas elecciones, entonces, aquellos personajes preparados, capaces, sapientes en la dirección deportiva y el amor por los colores barcelonistas que pueden aspirar a orientar el mando de la nave blaugrana, serán los verdaderos impíos y detestables.  No es justo que se permita que se siga desangrando esta plantilla y viendo como mitos como Iniesta, Xavi, Messi, Pique, Pedro entre otros siguen pagando los platos rotos de una administración inexistente que solo da tumbos.  Y si alguien dice que quizás el problema esta en la plantilla, que es Messi como dice Cruyff quien hace las alineaciones, pues para eso esta una nueva directiva, para explicarle a Messi que el es la figura, no el director técnico ni el presidente del club.  Y sí no le gusta, con su venta se compra casí un equipo completo perfectamente.  Esto último solo sí esa leyenda urbana fuese verídica.  Pero como ven, la directiva es quien esta para poner un rumbo y orden en caso de no haberlo en plantilla y cuerpo técnico.  Lo cual por supuesto hasta ahora brilla por su absoluta ausencia.  

Sobre todo, se busca una nueva directiva que tenga los verdaderos arrestos suficientes para capear el temporal permanente del Florentinato y todos sus tentáculos para poder imperar con su fútbol rácano y desvergonzado a pesar de ser la plantilla más cara de la historia y su modelo de club como expendoras de camisetas y glamour.


Siete minutos con Pep... por MÓNICA PLANAS

Mónica Marchante supo ser muy eficaz en su entrevista a Guardiola para Canal+


Siete minutos para entrevistar a Pep. Sólo siete. Un reto periodístico porque Pep da para mucho, y tener que concentrar lo importante, lo ineludible y lo actual en menos de diez minutos exige precisión y rigor. Y mano izquierda. Si hay alguien con capacidad de síntesis, que va al grano y curtida en entrevistas fugaces esa es Mónica Marchante.

La efectividad de un bisturí láser. Las condiciones de realización e iluminación no eran nada óptimas. Se entreveía cierta precipitación del instante. Si bien en estas entrevistas lo fácil (e ineficaz) es apelar a las sensaciones varias, Marchante optó por una primera pregunta futbolística más de calentamiento para, ya en la segunda, insinuarle con delicada habilidad que el Bayern no pasa por su momento más álgido.

Después, cuatro preguntas muy concretas de puro fútbol. Marchante, de la que a estas alturas no descubriremos su capacidad de análisis, no sólo preguntó sino que relacionó. Recordó ejemplos concretos de los últimos partidos del Madrid y del Bayern para descubrir los planteamientos de Pep.

Que si esperaba que el Madrid jugara a la contra porque así ganaron la Copa, que si la jugada de Bale, que si la variante táctica con Lahm… Eso obligaba a Pep a ser muy concreto y a la vez a sentirse cómodo. Magnífica después Marchante al abordar con sutileza la cultura futbolística alemana donde los directivos pueden debatir los planteamientos tácticos. Tocaba un tema peliagudo pero sin agresividad.

Curioso que en esta respuesta (que Pep solventó muy elegantemente) al técnico le entró esa especie de hipo contenido que le sale en ciertas ocasiones entre palabra y palabra. Marchante le acabó preguntando por el Barça. Era inevitable. Primero por la situación futbolística. Y dejó para el final la que intuía que no le iba a responder.

Pero ella profesionalmente no podía dejar de preguntarlo: unió en la misma pregunta la dimisión del Presidente y el caso Neymar. Pep apretó los labios, sonrió y dijo: "No soy Andoni Zubizarreta". Pusieron fin a la entrevista con un bonito gesto: se dieron la mano con una sonrisa. Prueba de un buen partido con fair play.

El estilo tampoco se toca... por DANAE BORONAT


El entrenador ideal no existe. Los reputados son demasiado caros, los jóvenes inexpertos, los de aquí no venden, los de allí desconocidos. Intentando hacer el ejercicio de situarnos en la piel del que debe escoger se entiende la dificultad de la tarea, no obstante, tras el invento del Tata Martino hay una serie de condiciones que el aspirante a sentarse en el banquillo del Barça debe cumplir. El expresidente Rosell se sacó de la chistera al argentino porque ni él ni el resto de responsables deportivos, Bartomeu y Zubizarreta, actuaron con agilidad siendo conscientes de la gravedad de la situación de Tito Vilanova. No tenían a un entrenador en la recámara y cuando fueron a buscarlo era tarde y se quedaron con lo que quedaba. El Tata pareció una buena opción, aire fresco, buen talante, admirador del fútbol del Barça, capaz de gestionar a Messi, pero ha resultado ser un error puesto que decide irse superado por la grandeza del club y su famoso entorno. Le ha venido grande y aunque ganara la Liga su decisión de marcharse habla por sí sola. 

El club debe responderse a una serie de preguntas que acabarán dando con el candidato más adecuado, nunca ideal. Visto lo visto, para dirigir el proceso más complicado de un gran equipo, el de renovación tras un periodo de gloria, la personalidad del que entrena es tan o más crucial que su sabiduría. El Tata no ha sabido estar por encima de los comentarios y críticas, aunque abstraerse no sea sencillo. Se ha preocupado demasiado de la opinión publicada y no ha sido valiente en las ideas de cambio que intentó proponer. No sabemos si fue porque el equipo no creyó en ellas lo suficiente o porque él sucumbió a la presión.

Sea como sea, es el Barça el que debe decidir a qué quiere jugar y cómo y con esa idea clara el círculo se reduce. Si le sumamos la necesidad de encontrar un carácter de líder y una figura respetada por el vestuario repleto de campeones del mundo las posibilidades son todavía menores. Si algo me ha quedado claro a mí este año es que el estilo, igual que Messi, no se toca. Y que el entrenador no puede ser considerado un buen tipo, aunque al bueno de Rijkaard le funcionara (tenía su poli malo). Pregunten a los pupilos de Guardiola, era el demonio con cara de ángel más exitoso. Muy pocos pueden dirigir al Barça, y muy pocos pueden hacer del Barça un gran equipo. El reto, con revolución más o menos profunda, está al alcance de tres o cuatro ahora mismo.

Si es, será a los puntos... por MOREN


Salió el Bayern a mandar, que es como le gusta salir a Pep en el Bernabéu, y hasta el gol avasalló. Pese a algún problema en salida y una gestión demasiado vaporosa de la base de la jugada, había ventaja táctica para los alemanes. Kroos, con toda seguridad el mejor de los alemanes en este tramo, conducía a su equipo a campo merengue con suficiencia, y ya en la mitad rival, los laterales alcanzaban posiciones muy adelantadas -Rafinha más abierto y Alaba más cerrado- contribuyendo a encerrar al Madrid en su campo. El Bayern jugaba muy arriba, se juntaba alrededor del balón y podía lanzar la presión desde una posición ventajosa para controlar la transición ataque-defensa. El Madrid achicaba agua con un Alonso que empezaba a apuntar que para él sería día grande, respiraba con alguna transición de Modric aguantando balón y filtrándose entre jugadores visitantes, y  sobrevivía ganando los duelos individuales.

En este tramo inicial, al Bayern de Guardiola le faltó el detalle final para encontrar una cascada de ocasiones, pero no lo encontró, y todo lo que no fueron detalles, lo ganaban Coentrao, Ramos, Pepe y Carvajal. Los dos duelos señalados en el área de Casillas fueron blancos. Carvajal controló a Ribery y Pepe se impuso a Mandzukic. En el otro extremo del campo, donde Benzema se servía de la ausencia de una referencia clara en el mediocentro del Bayern en transición defensiva para hacer valer su superioridad respecto a los centrales, los emparejamientos también se saldaban con victoria blanca. El punta francés contra Dante y Boateng, y Cristiano Ronaldo contra Rafinha. La posición del 7, muy centrada en el 4-4-2 que planteó Ancelotti pero con tendencia natural a vencerse hacia la izquierda, no la alcanzó a leer el lateral brasileño. Así pues, aunque el discurso del partido era del Bayern, el golpe lo dio el Madrid.

A partir del tanto de Benzema se igualó el juego. Los visitantes seguían siendo superiores, pero se contuvieron tras comprobar con dolor que ante el Madrid de Pepe, Ramos, Alonso, Modric, Benzema o Ronaldo no se les permite ganar por KO. Los de Ancelotti respiraron y empezaron a encontrar también a Isco, que permitió alargar alguna posesión.

Ninguno de los dos técnicos terminaría muy satisfecho el primer tiempo pues ambos trataron de cambiar en el segundo. Pep, viendo que sin lanzar los laterales le era más complicado desbordar por fuera y que en el área Mandzukic no estaba siendo la ventaja por arriba que se esperaba, apostó por agitar por dentro. Tanto Robben como Ribery empezaron a buscar más la mediapunta que el banderín de córner. Carlo, por su parte, mandó arriba a su equipo, apretó el inicio de la jugada y sumó pausa a sus ataques. Atacó dos problemas estructurales de este primer Bayern de Guardiola: los sistemas en salida de balón son mejores que los hombres que los ejecutan, y defendiendo en campo propio concede, sobretodo cuando el rival pasa de exigir orden a exigir talento y técnica defensiva.

Ganando los duelos atrás y dominando con Alonso, Modric, Isco y Benzema delante, el Madrid hizo suyo el partido y a los muniqueses se les vino encima la liga ganada hace un mes. No supo competir un partido en desventaja y a punto estuvo de pagarlo más caro. A su manera se defendió, pero pese a los intentos de Guardiola con los cambios, en ataque perdió el paso y el camino. Götze entró por un Ribery que paga su avasallador inicio de temporada, Javi Martínez para abrir a Lahm y taponar en el círculo central, y Müller para hacer de Müller. Thomas removió y pescó en el desorden, una ocasión clara y una acción dentro del área que bien pudo terminar en cualquier cosa. Volviendo sobre el partido tras el pitido final, quizá su presencia en el once en lugar de uno de los tres centrocampistas era el movimiento con el que saltar al campo. En la vuelta lo será.

Cuando el vértigo pesa más que la retórica... por RUBEN URIA


"En un buen día, el Madrid puede despedazar a cualquiera". La profecía de Robben se cumplió, pero sólo en parte. El Real tuvo un buen día, pero desperdició varias ocasiones para enterrar a un Bayern retórico hasta el empalago. De salida, el ogro bávaro se presentó en Madrid con una puesta en escena brillante. Preciso y asociativo, el equipo alemán condenaba al Madrid a no salir de su área. Hasta quince minutos se pasó la máquina de Guardiola sobando pelota, con una posesión abusiva que arrancó tímidos silbidos del Bernabéu. El secreto de un buen equipo siempre está en el orden, en que todos los futbolistas sepan lo que deben hacer. Y en ese cuarto de hora, eso era el Bayern.
Ese mosaico humano voló por los aires cuando el Madrid encontró una fisura en la guardia alemana, soltó un gancho en frío y La Bestia Negra puso rodilla en tierra. Rafinha se iba de vendimia, Coentrao ganaba la línea de fondo con coraje y resolvía con una puerta atrás magistral para conectar con Benzema, que remachaba en línea de gol. El Madrid sacaba la mano por primera vez y el Bayern estaba en el piso. Partido nuevo. Uno donde se puso de manifiesto que es fácil creer en ti mismo cuando todo va bien, pero vale mucho más tener fe cuando te golpea la adversidad. El Bayern, un equipo tremendo, se desmoronó como un castillo de naipes ante el primer golpe encajado. Le faltó fe en sí mismo y nada más sufrir el primer puñetazo, acabó asustado y doblando la rodilla.

Sí, el Bayern percutía con la pelota controlada, una y otra vez, mientras el Madrid repelía cada ataque. Sí el Bayern había dispuesto de ocho saques de esquina a su favor en el minuto 38 del primer acto, pero el Madrid parecía cómodo en el repliegue. Sí, Kroos lo intentaba y Lahm le secundaba, pero el Real respondía liderado por Alonso y abrochado por el trabajo estupendo de sus laterales, Carvajal y Coentrao, sobresalientes durante toda la noche. Sí, el Bayern seguía abusando de la pelota, pero el Madrid olía la sangre en cada contragolpe. Di María perdonó un tanto claro. Cristiano, más postura que eficacia, mandó a las nubes otra ocasión. De esas que jamás suele fallar. El Bayern llegaba hasta el área de manera impecable, pero tenía menos definición que una televisión en blanco y negro. Ni último pase, ni disparo. Ancelotti repetía el diseño de la final de Copa, con un 4-4-2 solidario. Firmeza defensiva y contras eléctricas. Un plan sencillo que, de nuevo, tenía recompensa. Al Bayern, como al Barça del Tata, le costaba un mundo correr hacia atrás.

El Bernabéu rumió que el segundo acto volvería a un Bayern cerca del área y un Madrid cerca del gol. Craso error. Ancelotti, en un movimiento táctico magistral, decidió adelantar 20 metros las líneas y acabó por desconcertar, todavía más, la maltrecha moral de un Bayern tan técnico como frágil. Equilibrado en todas sus líneas, con Alonso en el rol de quarterback, el Madrid recuperaba la posesión y dejaba de encastillarse en su área. Cristiano, tras un error grosero de Alaba, se topó con Neuer. Minutos después, la escena se repitió. El luso descargó un trueno en forma de derechazo y el meta teutón repelió con dificultades. El Madrid quería y podía. El Bayern dudaba y amagaba. En la retaguardia blanca, Coentrao y Carvajal seguían su clinic defensivo particular. Descorazonado y superado, Guardiola - ¿demasiado tarde?-decidió agitar el partido con Müller y Gotze, sus dos futbolistas más imprevisibles. Este último pudo haber dado vida a su equipo con un chutazo que Iker despejó para zanjar un primer asalto de color blanco.

El Madrid fue de menos a más y el Bayern, irreconocible, de más a menos. El Madrid clonó la final de Copa y se llevó un botín que pudo ser mayor. El Bayern dejó un cuarto de hora brillante y una segunda mitad inadmisible. El Madrid creyó y el Bayern dudó. La máquina sin sentimientos de Pep se fue con una sobredosis de frustración, pero consciente de que aún falta por escribirse la segunda parte de esta historia. Al otro lado de la ventanilla, asoma el equipo de Ancelotti, que tendrá que defender su renta, pero podrá contar con los espacios que anhelan sus balas humanas. Falta el segundo asalto. A Lisboa, por Múnich.

Pepe y Ramos hacen posible el plan... por DIEGO TORRES

La táctica de Ancelotti sería irrealizable sin la pareja de centrales más en forma del mundo, que cortaron cada avance alemán, sobre todo en los balones aéreos


La charla de Carlo Ancelotti antes del partido concentró un mensaje esencial, telúrico, propio de su condición de provinciano. Porque, como decía su maestro, Arrigo Sacchi, se trata de una idea instalada en la conciencia del campesinado italiano desde la Edad Media. El entrenador del Madrid les dijo a sus jugadores que lo primero era defender todos juntos a la espera de una oportunidad y que, si esa oportunidad no llegaba en Chamartín, ya llegaría en Múnich, o nunca, pero que lo importante era prolongar la esperanza en la eliminatoria. Había que resistir como aquellos aldeanos sometidos por el bárbaro. Había que aguantar. Había que sobrevivir como fuese, aunque fuera a base de pan duro y lentejas.

Defender, defender, defender. Eso hizo el Madrid ante las cascadas del Bayern, que avanzó desde fuera con Robben y Ribéry, por todas partes con Alaba, por el medio con Mandzukic, y desde la segunda línea con los alemanes, con Lahm, Schweinsteiger y Kroos. Una multitud invadió las praderas del Madrid, que se atrincheró alrededor de su área, donde destacaron los centrales. Los verdaderos héroes de esta estrategia. Pepe y Ramos hicieron las labores oscuras y silenciosas. Pusieron el cuerpo, metieron las piernas, los brazos, saltaron, cortaron, despejaron. Sin ellos el plan habría fracasado. Estuvieron espléndidos, rápidos, astutos para anticiparse. Dice Ancelotti que desde hace un par de meses le han quitado las dudas: ya sabe que Pepe y Ramos son los mejores centrales del mundo. En este momento no hay otros dos más en forma. Son la clase de pilares que sirven de apoyo a los equipos campeones.

El Madrid no salió apenas de su campo y tuvo el 27% de la posesión durante el primer tiempo de partido. No fue una estadística gloriosa cuando se trata del club que más dinero ha invertido en fichajes en la última década, con más de 1.000 millones de euros. Una cantidad inaudita en la historia de la industria del deporte. Difícil de justificar solo con títulos, y tampoco los títulos han abundado últimamente.

El presidente, Florentino Pérez, dice que su proyecto busca la belleza. Eso le pidió a Ancelotti cuando lo contrató y el entrenador se comprometió en su presentación a promover un fútbol “espectacular”. Estas aspiraciones, sin embargo, chocaron con la práctica. El entrenador lo argumenta con razones técnicas: los elementos más competitivos de la plantilla son aquellos que se expresan mejor contragolpeando, tal vez porque durante tres años Mourinho trabajó y contrató para hacer ese fútbol. De modo que el Madrid contragolpea. Le ganó la Copa al Barça contragolpeando y también contragolpeó al Bayern.

Antes de contragolpear, sin embargo, es necesario defender. El Madrid, en este punto, tampoco goza de abundantes especialistas. Modric es mediapunta, Di María es extremo, Carvajal y Coentrão se manejan mejor cuando tienen el balón que sin él, y los delanteros ayudan lo mínimo imprescindible, y a veces tampoco eso. La contradicción parecía diabólica pero Ancelotti le encontró un remedio: Xabi Alonso cuida que todos estén en su sitio y Ramos y Pepe levantan la empalizada. Eso hicieron contra el Bayern, que no encontró el modo de filtrar pases interiores y acabó casi todas las jugadas centrando balones a la olla. Ahí destacaron Pepe y Ramos. Sobre todo Pepe, que en el apartado de los despejes de cabeza acabó llevándose la mayoría de duelos. En la primera mitad el equipo alemán disparó nueve veces a puerta contra seis del Madrid. Pero fueron tiros filtrados, sin precisión, rebotados muchas veces en las piernas de los defensas locales.

Mandzukic, el destinatario principal de los centros, fue reducido a la impotencia. Otra buena intuición de Ancelotti, que bromeó estos días sobre el delantero centro croata. El entrenador dijo que se trataba de un excelente punta pero que, en el sistema de Guardiola, se encontraba despistado. Al hilo de esta observación añadió que Mandzukic, si jugaba, se convertiría en el tercer central del Madrid, un verdadero tarugo en los avances de su propio equipo. Presa fácil para Pepe y Ramos, que lo tomaron alternativamente sin darle tregua. Pepe fue sustituido por lesión en el minuto 73 y el estadio emitió un grito de adoración: “¡Peeeeepe, Peeeeepe…!”.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More