jueves, 15 de diciembre de 2011

Del Bosque seguirá contando con Villa; a Torres le esperará pero no garantiza su billete a Polonia... por José Manuel García ( @butacondelgarci )


La cuestión es bien simple: dos de los delanteros campeones del mundo con España, David Villa y Fernando Torres, atraviesan por los peores momentos de sus exitosas carreras. Las dos referencias goleadoras de España en los últimos años parecen tener gripado el motor de los goles. Vicente Del Bosque, el seleccionador, cuenta con los dos para el equipo nacional. El técnico tiene memoria y reconoce los éxitos que ambos aportaron a la Roja. A David Villa lo esperará hasta el final. Pero no garantiza que Torres tenga billete a Polonia.

El asturiano es suplente en el Barcelona; el madrileño calienta banquillo en el Chelsea. No llenan sus bolsillos de goles. En realidad, Villa no marca los suficientes; el ex del Valencia, una máquina expendedora de perforar las redes contrarias, chirría en las últimas semanas; sólo lleva cinco tantos en Liga y sus múltiples remates a puerta no encuentran hueco en la muralla rival, y su aireado encontronazo con Leo Messi, desmentido por las partes, parece jugar en su contra. Y la irrupción fulgurante del chileno Alexis Sánchez, uno de los mejores la noche del Clásico, añadieron vinagre a su herida. En la parte inglesa, los números de Torres asustan: treinta y cinco partidos, cinco goles. La grada de Stanford Bridge, que recibió al 'Niño' con los brazos abiertos, no habla de goles, piensa en brujas.


Pero Roman Abramovich, el dueño del equipo, la persona que firmó el talón nominativo de 65 millones de euros con dirección a Liverpool, a cambio del viaje de Torres, fichaje récord en la Premier League, no piensa en los fantasmas de Canterbury cuando le hablan de maleficio. El ruso señala a su dudoso rendimiento, y ya ha avisado a la dirigencia: que afine pronto el 'nueve' o tomará medidas. Villas Boas, el técnico del Chelsea, ha tenido que recurrir a Drogba para encarrilar los trompicones del equipo en el primer tramo liguero. Drogba y Juan Mata se han erigido en los faros de referencia del equipo azul y han tripulado la remontada liguera. Fernando Torres ha salido en los minutos de basura, sustituyendo al marfileño, que pese a los años, 33, sigue con la brújula goleadora intacta.

Curiosamente, el destino parece tenderle un cable al ariete español. Curado de lesiones y armado de una voluntad de hierro, Fernando Torres no quiere bajar la guardia. Drogba se ausentará un mes largo del equipo, pues participará con Costa de Marfil en la Copa de África que se celebrará en enero. El Niño quiere aprovechará la oportunidad que le brinda el destino para reivindicarse. Si lo logra y vuelve al gol, Del Bosque anotará su nombre; en caso contrario mirará otras alternativas: Álvaro Negredo, Roberto Soldado…

El caso de Villa es distinto. El 'Guaje' siempre ha llevado goles en la maleta. El pasado año, en su primera temporada como barcelonista logró un total de 23 goles, marcando uno importante en la final de Wembley. Con la Selección hizo 5. Este año ha conseguido hacerse con el récord de máximo goleador de la Roja, pero el dato no oculta el bajo rendimiento que el hábil rematador lleva en el Barcelona. La irrupción del chileno Alexis supone un obstáculo más en el retorno al estrellato de Villa, cuyos registros goleadores no se acercan a los que consiguió en el Valencia.

De todas formas, Del Bosque confía en Villa y está convencido de que la mala racha del asturiano pasará. Salvo hecatombe en el Barça, su puesto en la Eurocopa no peligra. Pep Guardiola desmintió rotundamente que vaya a desprenderse del jugador, "ni ahora ni el año que viene". Cuenta con Villa y éste ajusta la mirilla y, de paso, pone velas. Necesita que le vuelva su olfato. Para cantar goles y despejar fantasmas.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario aqui.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More