martes, 2 de agosto de 2011

Las 10 cosas que no se deben repetir en Can Barça... por Carles Torras


Si en un post anterior remarcábamos los diez puntales del éxito azulgrana en la temporada 2010-2011, aquí van los diez apartados que deberían no repetirse en esta nueva temporada que empieza. El objetivo es no comprometer la continuidad en el tiempo de los éxitos deportivos del equipo y alargar lo más posible su racha triunfal.

1- Guardiola prefiere una plantilla corta, pero los rigores del calendario quizás aconsejen ampliarla un poco más, sin llegar al torrente humano que es el vestuario del Madrid.

2- Sería un tremendo error estirar todavía más el culebrón de Cesc. No ayuda en nada a la imagen internacional del club y añade presión sobre el jugador una vez que vista –si finalmente lo hace- la camiseta azulgrana.


3- El comunicado de Rosell amenazando al Madrid con una ruptura de las relaciones institucionales vino tarde, y las reacciones en frio siempre parecen calculadas e impostadas. Si el Barça quería visualizar de alguna forma su indignación con el Madrid, debería haberlo hecho en caliente. Si la directiva prefirió esperar al final de la temporada, lo mejor hubiera sido aprovechar la ocasión para dar todos los datos que demostraban la inocencia del Barça en el caso del dopaje y desmontar punto por punto las calumnias lanzadas por Mourinho sobre las ayudas arbitrales. Ya que Rosell tardó semanas en responder, podía haber documentado mejor la respuesta.

4- El patrocinio de Qadar Foundation no parece acorde con el de Unicef. Ambos espacios publicitarios son como la cara y la cruz de una moneda, el ying y el yang del alma económica del club. Las explicaciones de Rosell sobre la felicidad de los qataríes por la calle -no dijo nada de las qataríes- no fueron un prodigio de solidez argumental, precisamente.

5- El duro ajuste presupuestario ha derivado en recortes allí donde el club nunca había metido la tijera, en las secciones económicamente más débiles del club. Estas medidas no deberían apartar a la institución del modelo que ha representado tradicionalmente el F.C.Barcelona en Catalunya.

6- Las declaraciones de Guardiola a un medio italiano sobre el posible fin de su etapa como entrenador del Barça. Independientemente del malestar que provocaron por su contenido, tampoco se justificaron en su forma, ya que el entrenador de Santpedor mantiene en España una respetable y seguramente acertada política de no conceder nunca entrevistas personales a los medios. O todos tirios, o todos troyanos.

7- El Barça debería haber atajado con más rotundidad las acusaciones de dopaje que se vertieron desde el entorno de Florentino Pérez. Laporta no hubiera dejado pasar la ocasión de poner los puntos sobre las íes. Fue Guardiola quien tuvo que dar la cara por el club y pedir explicaciones al mismísimo Florentino.

8- Las dubitativas e imprecisas gestiones del club a raíz de la huelga de controladores dejaron a Pep en una incómoda situación que hubiera sido fácilmente evitable de haber aprovechado la experiencia de la Junta anterior en estas cuestiones organizativas y de intendencia.

9- Si Rosell no quiere asumir el papel de “malo” -función que Laporta asumía con entusiasmo e incluso con fruición-, hace falta alguien en el club que no tenga inconveniente en coger el toro por los cuernos cuando la situación lo precisa.

10- La actual directiva no debería haber abierto la caja de Pandora de la investigación de las cuentas de sus predecesores. Y ahora, una vez que está en marcha, debería procurar cerrar el proceso cuanto antes, puesto que el goteo de noticias no beneficia a nadie.

La campaña pasada ha sido buenísima en lo deportivo, pero al Barça le queda camino por recorrer en lo institucional. Johan Cruyff, que fue nombrado presidente de honor del club y tuvo que renunciar al cargo, pagó injustamente los platos rotos de esta tensión entre Laporta y Rosell. El recambio en la presidencia entre dos hombres enfrentados en el aspecto personal hacía presagiar negros nubarrones que han quedado diluidos bajo el intenso sol de la gloria futbolística. Pero Rosell debería no confiarse, y pensar que la estabilidad del todo depende de cada una de las partes.

Reacciones:

2 comentarios:

Torras, brillante post, pero excesivamente crítico con la directiva blaugrana. Usted puede opinar como culé o como periodista, pero lo que no puede hacer es tratar de imponer un decálogo con unos parámetros más que discutibles. Tenga en cuenta que el FCB dispone de profesionales en todas las secciones del club, no creo que tiren piedras contra su propio tejado. Es prácticamente imposible conseguir más éxitos deportivos en todos los equipos del club. Estoy de acuerdo en rebatir con mayor contundencia toda la suciedad vertida por la central lechera, pero esto implicaría ponerse a su altura. Tenga paciencia, la justicia ya los pondrá en su sitio en el asunto del doping. No se trata ce crear controversia, se trata de sumar. Un saludo.

És un bon resum dels tòpics de l'antirosellisme, inclosos els falsos.
En destacaré dos: No és l'actual directiva qui ha obert la caixa de Pandora de la investigació dels comptes dels seus antecessors. Va ser una decisió de l'assemblea de socis, sobirana a can Barça segons els estatuts.
Johan Cruyff no va ser nomenat president d'honor pròpiament, ja que aquest càrrec no existeix als estatuts. Tot va ser un paripé mediàtic.

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario aqui.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More