martes, 7 de junio de 2011

Menos más que un club... por Orfeo Suárez

El Barcelona se escuda en la crisis para acotar el ámbito de competencia de las secciones no profesionales del club, y de suprimir directamente la de béisbol. Eso quiere decir que el hockey hierba, el hockey hielo, el atletismo, el voleibol, el rugby o el fútbol femenino, entre otros, deberán limitarse a participar en los torneos de Cataluña, no en los de España. Según dijo el portavoz de la directiva azulgrana, Toni Freixa, "como corresponde a la catalanidad de la entidad". Cínica justificación.

La situación económica exige sacrificios en todas las empresas y asociaciones que dependan de una cuenta de resultados, y el Barcelona es una de ellas. Por lo tanto, es natural y conveniente que realice ajustes. Pero lo que cabe cuestionarse, en este caso, es por la proporcionalidad, frente al imparable y creciente gasto del fútbol, y la defensa de unos valores por los que el Barcelona se ha considerado siempre a sí mismo "más que un club", entre ellos su arraigo y contribución social. Con la medida, el club azulgrana se ahorrará dos millones de euros, el 0,46% por ciento del presupuesto. Juzguen ustedes la proporcionalidad.



La pretensión de que las secciones afectadas compitan en el ámbito catalán es un paso atrás para los más de 1.200 deportistas afectados. En el caso del hockey hierba, dejar la División de Honor nacional supondría dejarse de enfrentar, asimismo, a los mejores conjuntos catalanes.

Muchos de los responsables de las secciones recabaron apoyos para Sandro Rosell en las elecciones bajo la promesa de que la estructura que sostenía a sus equipos sería reforzada. Un año después, se encuentran con el recorte, anunciado, además, a rebufo del triunfo en Wembley, para amortiguar su contestación. Estratégico pero feo.

Las secciones profesionales, por su parte, deberán soportar, asimismo, ajustes anuales del 1% de forma consecutiva. El balonmano ha levantado la Liga Asobal y la Champions, el baloncesto va directo a un doblete y el fútbol sala ha conquistado la Copa, a la espera del final de la Liga. Junto a la Edad de Oro del equipo de fútbol, conforman una dimensión extraordinaria para la entidad azulgrana. Quizás sea cierto que estos tiempos, y una mala gestión de los anteriores, como dice la nueva directiva, hacen esa dimensión insostenible. Quizás sean tiempos de Qatar en la camiseta y de gastar sólo en lo más caro, en lo más rentable y en lo que más público tiene. Quizás sean tiempos de un Barça menos 'más que un club'.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario aqui.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More